Amor en el espectro: relaciones en otras frecuencias

Cuando nos disponemos a hablar sobre discapacidad, es común enfrentarnos al problema de la falta de representación, sobre todo en las producciones de difusión masiva. Sin embargo, fue muy grata la sorpresa el encontrar Amor en el espectro cuando buscaba algo nuevo que ver en Netflix. Esta serie original de la famosa plataforma de streaming nos presenta a un grupo de jóvenes australianos que comparten dos factores importantes: están en búsqueda de una pareja y se encuentran dentro del espectro autista. Como se ha mencionado en artículos anteriores de esta comunidad, el autismo no es una condición que se presente de igual manera en las personas que viven con ella; la visibilidad de los síntomas es independiente a cada cuerpo y en muchas ocasiones no son físicamente visibles. Este es uno de los atractivos principales de la serie, entender que las discapacidades se viven de manera diferente y es una cuestión de percepción y actitud que tomamos las personas sin discapacidad al momento que decidimos cómo abordar nuestras propias relaciones, sobre todo las interabled (relación entre una persona sin discapacidad y una con discapacidad).

Esta serie permite conocer otros protocolos sociales a la hora de invitar a salir a alguien. Podemos llegar a pensar que nuestras relaciones son espontáneas, aleatorias o triviales, pero en realidad, seguimos una serie de pasos y reglas que consideramos adecuadas para cosechar dichos vínculos. La existencia de estas condiciones se vuelve evidente cuando observamos a los protagonistas en acción; podemos comenzar riéndonos o compartiendo sus penurias cuando algo no sale como debería, pero la realidad es que se aprende más de sus experiencias de lo que uno podría llegar a pensar.

Un factor importante y súper interesante es aquel que juegan la asesora romántica y la especialista en relaciones para personas con discapacidad, que ayudan a los protagonistas a desarrollar sus habilidades blandas con el fin de que puedan desenvolverse en sus citas. Una cuestión recurrente (aunque no definitiva) en las personas con autismo, es no ser tan receptivos con los gestos o expresiones no verbales, lo que en muchas ocasiones dificulta el hilo comunicativo con otras personas. Al lado de las dos profesionistas, se nos permite conocer el proceso de aprendizaje al que se pueden apegar las personas que viven en el espectro. Desde speed dating, hasta talleres y asesorías privadas, la sociedad civil ofrece recursos de muchas maneras para proponer nuevos espacios de convivencia y conexión.

Las redes de apoyo son necesarias para cualquier persona, pero es primordial entender que estas son más efectivas cuando las personas dentro de ellas son conscientes de las necesidades de la comunidad con las que están conectadas. Los padres de familia de estos chicos representan el gran pilar de apoyo; demuestran un sistema propio de cada hogar, acompañado de cariño y proactividad en la vida de sus hijes, a la vez que comprenden que estos están en la búsqueda de su independencia y están encaminándose a formar su propio camino. Dan a entender que el camino no ha sido fácil, pero se han dado cuenta de la fresca perspectiva que han adquirido al tener la oportunidad de criar a una persona dentro del espectro.

La paciencia, empatía, consideración y respeto son valores fundamentales que nos transmiten los integrantes de esta serie. Es difícil no replantearse las propias experiencias cuando vemos los capítulos; las perspectivas sobre lo que debería de ser una relación son honestas y realistas, además de que toman el rechazo y la aventura como una experiencia digna de vivir, independientemente del resultado. Para muchos la búsqueda continúa pero, ¿no es el caso de gran parte de nosotros?

Esta serie es altamente recomendable y, a consideración personal, creo que tiene el potencial de cambiar nuestra mentalidad respecto a cómo vivimos nuestras relaciones sentimentales. Accede a la serie aquí: Love on the Spectrum | Netflix Official Site

3 Me gusta