Hacer política con Orgullo

¿Por qué hacer política con Orgullo? Nos invita a reflexionar Cristóbal Álvarez Palomar, Consejero Político y Coordinador de Programa de Futuro Jalisco.. Para él, postura a la que nos sumamos muchxs miembrxs de la Comunidad LGBTIQ+, es necesario, en un momento histórico nunca antes visto, contar con espacios más incluyentes:

En México es muy complejo hacer política siendo abiertamente homosexual.No sólo vivimos en un país en el que las personas LGBTIQ+ somos, casi por omisión, objetivo de la violencia, el ostracismo y la intolerancia de un sector muy numeroso de la sociedad; sino que existe una larga serie de barreras estructurales que hay que romper si es que se quiere ocupar determinados espacios.

No es reciente mi apertura al respecto: soy homosexual. Vivo mi orientación con tranquilidad y buscando aprender todos los días a acompañar y empoderar a las personas con las que cohabito en la comunidad de la diversidad sexual. Y a pesar de que jamás me he arrepentido de ser transparente al respecto, soy consciente de que hay gente allá afuera que no jamás estará dispuesta a aceptar que personas como yo y miles más vivamos libres y sin vergüenza de nosotrxs mismxs.

Empezar a hacer política fue, por eso, un paso muy importante y complicado para mí. He recorrido casi todo el estado construyendo una fuerza política hecha desde abajo y sin deberle ni un sólo peso a la élite poderosa de mi estado. Me tocó visitar varias comunidades y escuchar de muchas personas algunos de los comentarios más hirientes acerca de las personas homosexuales. No fueron pocas las veces en que tuve que constatar la crudeza de la realidad: en este país son muchas y muchos los que no nos quieren y que están dispuestos a llegar muy lejos para evitar vernos libres, felices y juntxs.

A partir de ahí me hice a mí mismo una promesa: hacer política con orgullo. Orgullo de mí y de mis compañerxs LGBTIQ+, porque vale la pena y porque nos lo debemos. Se nos ha orillado por demasiado tiempo a la vergüenza y a la desesperanza como para negarnos a responder con la irreverencia y la resistencia del orgullo. Asusta, preocupa y a veces incomoda, pero es lo que nos queda: hacer política con valentía hasta que nuestra identidad o sexualidad no sea un tema relevante.

Es importante que, como personas LGBTIQ+ hagamos política para tomar aquellos espacios que históricamente se nos han negado, porque “no somos aptxs” o porque “la sociedad no está lista”. Ocupemos la política y hagamos los ajustes que tanto urgen para que se reconozca y proteja nuestros derechos a la identidad, a la familia, a la salud, a la seguridad, y un largo etcétera que no va a atenderse hasta que estemos ahí, en la toma de decisiones y en la formulación de políticas y legislación.

Así que sí: hoy toca hacer política con orgullo. Es fundamental encontrarnos, reconocernos, reconstruir los puentes que se han derribado entre la diversidad de letras que conforman el acrónimo que nos representa. Recuperemos los lugares que sistemáticamente nos han hecho pensar que no son para nosotrxs y convirtámoslos en espacios más incluyentes, más nuestros; hasta que ser LGBTIQ+ no sea una cuestión de valentía, sino de pura libertad. Y hasta entonces seguiremos empujando, haciendo ruido, llenando las calles, porque estar aquí es un orgullo que vale la pena seguir compartiendo.

Sobre el autor:

Cristóbal Álvarez Palomar (Twitter: @APCristobal) tiene 21 años y es estudiante de gestión pública. Es integrante y miembro fundador del Consejo Político de Futuro, partido político local de Jalisco Seguido le verás escribir sobre gobierno, medio ambiente, y algunos otros misceláneos, pero que no te sorprenda verle tocar otros temas menos… convencionales.

.

2 Me gusta