Mi México, mi México libre

Desde el comienzo de nuestra historia hemos vivido con un ideal; hemos levantado un estandarte que nos hace sentirnos fuertes, poderosos y orgullosos. Ganamos una independencia a la que gritamos con fuerza cada 15 de septiembre, pero ¿realmente esa independencia sigue vigente? ¿realmente estuvo vigente en su momento? ¿el mexicano es un ciudadano LIBRE? ¡NO!

Considero rotundamente que el mexicano en vez de haber roto esas cadenas, lo que ha hecho es poco a poco fortalecerlas y enrollarse con ellas.

Hoy en día tenemos un ciudadano mexicano que en primera instancia no conoce su historia, por lo que está destinado a repetirla; creamos instituciones en bases dudosas y débiles las cuáles con cada día que pasa se han contaminado más; vivimos en una ciudad de papel que pensamos que está fuerte pero que desconoce sus propias raíces y sus ancestros (cómo lo son nuestros indígenas)… Hemos apostado por iniciativas, candidatos y proyectos que prometen mucho pero que se quedan en el aire; somos manipulados todo el tiempo por nuestros dirigentes haciéndonos creer que tenemos el poder o la voz pero desde hace mucho tiempo la perdimos.

El mexicano vive en una burbuja, pero que es su propia burbuja. Su propia realidad, sus propios intereses. Tenemos miedo de actuar, no confiamos en nada ni en nadie. En vez de buscar hacer un cambio aquí e intentarlo, la receta que se da es la de “escapar”.

El mexicano libre tiene en su sangre sed de justicia, de LUCHA, pero ha peleado las batallas erróneas y ha estado en las trincheras de batallas que ya estaban perdidas o tenían otros intereses que ellos mismos desconocían. Causando que el mexicano poco a poco pierda esa sed y se conforme con lo que le den. ¡Es momento de cambiarlo!

México necesita una revolución que venga desde las raíces, desde los problemas que venimos cargando en nuestras espaldas desde hace tantos años; necesitamos desintoxicarnos de esas posturas y regímenes que no hacen nada más que controlarnos. Y todo debe comenzar desde la propia definición de libertad y no la que creemos que es, “libertinaje”. Son cosas muy distintas y debemos aprender a respetar la libertad del otro a través de acciones que promuevan el bien colectivo.

El mexicano libre es un mexicano EDUCADO. Que busca la verdad absoluta y no su propia verdad, que no se queda con lo que le venden los medios controlados; que se informa, que interioriza, que se cuestiona, que analiza. Es el que busca mirar hacia atrás para aprender lo que hemos hecho mal quitándose cualquiera venda de cualquier prejuicio o idea que le fue impuesta; es aquel que busca aprender para construir a través del bien, que busca su propia superación.

Es alguien que protege a la familia, que al final es proteger a la sociedad; que no permite que otros intoxiquen desde las entrañas lo que somos y lo que buscamos.

Es aquel que exige lo que es justo, que no se queda en la queja desde la comodidad de su casa, sino el que ve el cómo sí; que no descansa hasta conseguir lo que merecemos, comprometiéndose con la causa. Yo creo que el mexicano libre es quién tiene el valor de alzar la voz y de luchar por aquello que cree; que no se deja contaminar ni vender por los intereses de los demás. Alguien con visión del fin último, que se expresa sin miedo a desaparecer, que lucha sin miedo a morir, que actúa sin miedo a ser ignorado. Es alguien que no se deja esclavizar por el sistema y que busca crear los que funcionen; que crea instituciones fuertes y confiables; que reconoce la lucha de otros, que busca crear comunidad, que detecta las necesidades y las demanda correcta e incansablemente. Es alguien que entiende sus pilares y los defiende a capa y espada, quien pone el ejemplo y no espera de otros para hacer lo correcto; que cumple con sus obligaciones y entiende sus responsabilidades ante el país y su gente. Es aquel que es lo suficientemente humilde para escuchar, para sensibilizarse, empatizar y comprender a los demás.

El mexicano libre es quien sabe que solo no llega lejos, sino que necesita de otros, que entiende la fuerza de la colaboración y la unión con objetivos trascendentes. Es el que sabe que vale la pena morir por algo más grande que el mismo o mínimo haberlo intentado.

El mexicano libre debemos ser tú y yo…y todos.