Si solo pudieras leer un libro por el resto de tu vida, ¿Cuál sería y por qué?

Esta pregunta nos hizo pensar muchísimo a cada uno de nosotros porque en nuestra vida hemos leído muchos libros distintos y tenemos nuestros favoritos. Pero tener que escoger SOLO UNO para leerlo una y otra vez sin cansarnos por el resto de nuestros días, sin duda es una decisión difícil.
Queremos saber qué responderías tú. Cuéntanos…

1 me gusta

¡Qué pregunta tan difícil!

¿Tengo acaso que voltear a ver mis libros y elegir uno solo? parece injusto, pero, haciendo el ejercicio, les comparto que uno de los libros que más me ha impactado y que ya he leído tres veces es la biografía comentada llamada Solo y a Pie, el autor es Ignacio Tellechea.

El autor reseña la vida de Ignacio de Loyola integrando elementos históricos, humanos y espirituales que me fueron sumamente impactantes. Ningún libro me ha emocionado tanto como este.

No dejo de compartirles que también tuve otras etapas, y en una de ellas me encontré la lectura más terrorífica de mi vida, del autor Stephen King, la obra: Cemeterio de mascotas (así, mal escrita la palabra Cemeterio). Este libro me dió tanto miedo, que dejé de leerlo por ¡¡un mes!!!.

2 Me gusta

Esa pregunta es bastante compleja, pero me quedo con Azul de Rubén Darío, leer a nuestro poeta es comprender lo que él vivió en esa época, ampliar nuestro vocabulario e incluso conocer la historia para comprender sus poemas, me pasó con el poema de Caupolicán:

Caupolicán
A Enrique Hernández Miyares
Es algo formidable que vio la vieja raza:
robusto tronco de árbol al hombro de un campeón
salvaje y aguerrido, cuya fornida maza
blandiera el brazo de Hércules, o el brazo de Sansón.
Por casco sus cabellos, su pecho por coraza,
pudiera tal guerrero, de Arauco en la región,
lancero de los bosques, Nemrod que todo caza,
desjarretar un toro, o estrangular un león.
Anduvo, anduvo, anduvo. Le vio la luz del día,
le vio la tarde pálida, le vio la noche fría,
y siempre el tronco de árbol a cuestas del titán.
“¡El Toqui, el Toqui!”, clama la conmovida casta.
Anduvo, anduvo, anduvo. La Aurora dijo: “Basta”,
e irguióse la alta frente del gran Caupolicán.

En la Secundaria hice análisis del Poema, pero no había comprendido también hasta que leí “Inés del alma mía” de Isabel Allende en la que nos describe a Caupolicán:
" Sólo los más fuertes y resistentes, los de mas temple y
voluntad, pueden aspirar al título de toqui de guerra. Uno de los más fornidos salta al
ruedo. «Inche Caupolicán!» "

1 me gusta

Seria la Biblia aunque nunca la he leido a cabalidad es un libro que no puede faltar en el hogar pues es la guia hacia la salvación que nos ofrece nuestro creador

2 Me gusta

La biblia, aunque para muchos Dios es una filosofía, para mí es una realidad.
Nunca la he leído a cabalidad, pero si bastante. Siempre se aprende algo nuevo de un versículo que ya se ha leído varias veces.
En fin cada cabeza es un mundo dicen por allí y el respeto es muy importante.

2 Me gusta

Friedrich Nietzsche - Mas allá del bien y del mal.

2 Me gusta

Wow! ¡Qué interesante elección! Nos podrías contar por qué elegiste ese, me gustaría mucho saberlo ya que no he leído ese libro pero si me gusta mucho el trabajo de Nietzsche

1 me gusta