"Si tu perro se hace... ¡tú no te hagas!"


Publicado en: "Si tu perro se hace... ¡tú no te hagas!" - Knowledge

Autora: Susana Ochoa  

A estas alturas de la pandemia y de la crisis social que esto representa, ha quedado manifestada de distintas formas la importancia de la responsabilidad personal en la participación ciudadana y en la construcción de la paz. No obstante, a pesar de las múltiples señales de cuidado y autocuidado, seguimos tomando decisiones que nos afectan y afectan a otros. Es válido preguntarse: ¿por qué no entendemos esta premisa? ¿qué es necesario para que seamos un pueblo ‘civilizado’? Dividiré esta breve alocución en dos partes; en la primera explicaré las tres razones que pretenden contestar estas sencillas preguntas, y en la segunda justificaré el título.   Nos cuesta mucho trabajo pensar que las acciones de otros dependen de las nuestras, después del modernismo y la preeminencia del individualismo a la Sabina – yo, mi, me, conmigo –…

1 me gusta

Excelente artículo! Me encanta la redacción y punto de vista de la autora.

Definitivamente exite falta de pensamiento cívico.

1 me gusta

Me encanta esta visión que nos muestra que las actitudes cívicas en actividades cotidianas pueden ser críticas cuando las vemos a la luz de nuestra sociedad.
Puedo observar cómo es que hemos dejado de lado la imperiosa necesidad de comportarnos en un marco de reglas de respeto y sana convivencia. En mis tiempos le decíamos, Civismo. No sugiero que se haya olvidado pero sí he notado que la indiferencia social tal y como lo mencionas, se ha posicionado de manera triste.
Gracias por compartirnos este interesante artículo.

1 me gusta